jueves, 24 de marzo de 2011

ACTIVIDADES


¿Quien es honesto?
La actividad consiste en un juego en el que los niños buscarán dentro del contenido de las cajas lo que el educador les solicite y sin mostrárselo a los otros le responderán si lo que les pide está o no está. Luego determinarán quiénes han ganado mediante el mayor número de respuestas honestas.
Objetivo: · Desarrollar en los niños comportamientos afines con la honestidad.
Procedimientos:
Conversación
Observación
Juego

Recursos materiales: Varias cajas (tres o cuatro) medianas con diversos objetos pequeños dentro de las mismas, las cajas deberán estar tapadas para que nadie, salvo el niño que la abra, sepa lo que contiene en su interior.
Desarrollo de la actividad:
1ª Parte
El educador realizará una conversación que, por ejemplo, puede iniciar de la manera siguiente: “Los adultos os dicen con frecuencia que es necesario ser honestos ante cualquier situación. Ahora vamos a hacer un juego para ver como actuáis ante una competencia.”
A continuación establece las reglas del juego:
1. Los niños formarán una rueda y en cada esquina de la sala habrá una caja en la que habrá distintos objetos y juguetes. Se agruparán por equipos de tres o cuatro niños, que se identificarán con un pañuelo de un color distinto.
2. A una voz del educador pidiendo que les diga si hay un determinado objeto, un niño de cada equipo correrá a su caja, buscará el objeto, y sin sacarlo ni ponerlo a la vista, dirá si está o no está. Por cada objeto que esté se dará un punto.
3. El educador estimulará el espíritu competitivo, quien va ganando porque ha tenido más aciertos, para que los niños se sientan cada vez más presionados por ganar.
4. En cada caja habrá varios objetos iguales, y otros diferentes, de modo que su contenido sea variado.
5. El educador llevará un control de lo que cada equipo dice que hay en su caja.
6. El juego concluye cuando todos los niños de cada equipo han tenido la posibilidad de ir a la caja. Gana el equipo que más correspondencias de orden-objeto encontró. Esta instrucción debe quedar bien clara a los niños al inicio del juego.

2ª Parte
Realización del recuento de lo que se ha dicho que hay en cada caja. Para ello el educador reúne a todos los niños, y con su lista va comprobando junto con ellos si cada relación concuerda o no con lo que cada miembro del equipo dijo que había en la caja.
Dadas las particularidades del desarrollo de los niños de esta edad, es muy probable que no se “haya dicho la verdad” (no se ha sido totalmente honesto) en algunas ocasiones.
3ª Parte
En asamblea los niños valorarán cual equipo fue el más honesto, y determinarán por ellos mismos el ganador sobre la base de estas correspondencias honestas (y no por el número de “aciertos” que hayan dicho durante el juego.

El educador aprovechará para reforzar lo que es una conducta honesta, y que aún en el juego, lo importante no es ganar como sea, sino siendo honesto y cabal en el mismo.



II ACTIVIDAD


"QUÉ DICE EL DUENDECITO DE LA ESCUELA SOBRE LA HONESTIDAD"
Resumen de la Actividad: La actividad consiste que al finalizar la semana se evalúen los hechos ocurridos en el aula respecto a los comportamientos honestos o no de los niños. Con este propósito hablarán el títere y los niños.
Objetivo: · A partir del análisis de diversas situaciones ocurridas en el aula, o el centro infantil, y guiados por el títere, los niños realizarán evaluaciones de la conducta honesta o no de sus compañeritos y de sí mismos.
Procedimientos:
Conversación
Preguntas y respuestas

Recursos materiales: El títere “Duendecito de la escuela”.
Desarrollo de la actividad:
1ª Parte
El primer día de la semana el educador colocará en un lugar visible del aula al títere “Duendecito de la Escuela”, y el viernes se le invita a que converse con los niños, recordándoles todo lo que se ha hablado en actividades anteriores acerca de la honestidad, y de cómo ha de proceder una persona honrada u honesta. Dicha conversación será sobre los hechos ocurridos en el centro infantil o en el hogar, para que realicen una valoración de sus compañeros y la suya propia en relación con las actitudes honestas o deshonestas.
El educador, a la vez que maneja el títere, ha de guiar esta valoración para tratar que se analicen con justicia y objetividad el comportamiento de los niños en relación con la honestidad o la falta de honestidad, y los niños darán sus criterios y experiencias. Lo que se quiere lograr es una evaluación elemental donde se den recomendaciones a aquellos niños que hayan mostrado algún comportamiento deshonesto (sin llegar a un extremo), y se halague a los que siempre lo son.
Así, se evitarán los comentarios negativos si a algún niño se le evaluara como poco honesto, advirtiendo que solo tiene que poner un poco más de empeño para conseguir ser siempre honesto, y recomendarle qué hacer.
Por su importancia, y para que todos tengan la oportunidad de evaluarse y evaluar a los demás esta actividad se repetirá varias veces en el curso del mes o del trimestre. Puede ser, por ejemplo, al finalizar cada semana, cada quincena. El educador lo hará como entienda, y se les dará nuevamente la oportunidad de autoevaluarse y ser evaluados aquellos niños que se les realizaron señalamientos sobre su falta de honestidad.
En esta actividad el educador velará porque las valoraciones que se hagan sean justas, que se digan con el tacto adecuado para que ningún niño se sienta mal, que se les den recomendaciones y se ponga metas a aquellos niños que hayan hecho comportamientos no honestos, y evitará sobre todo que a ningún niño se le califique directamente con el término de deshonesto delante de sus compañeros del grupo.
El educador ha de tener en cuenta que la honestidad es un concepto bastante abstracto para ser comprendido cabalmente por los niños de esta edad, por lo que la formación de este valor requiere ejercitación y tacto pedagógico.

III ACTIVIDAD:

Separa en silabas las siguientes palabras:

HONESTIDAD
AMOR
CARIÑO
PAZ
SOLIDARIDAD
ESPERANZA

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada